Rate this post

En el centro de la geografía europea, Suiza aparece como una isla preservada del turismo de masas. Encajada entre sus grandes vecinos que son Francia, Alemania, Italia y Austria, la confederación suiza disfruta de una situación única en el viejo continente. Unificado como estado desde 1291, este bastión de neutralidad nunca deja de sorprender e inspirar por su funcionamiento a veces progresista, a veces conservador. Con cuatro idiomas oficiales distribuidos naturalmente de acuerdo con sus influencias fronterizas, el pueblo suizo permanece unido y profundamente apegado a una democracia idealizada a menudo mostrada como ejemplo por muchos de sus socios europeos.

Suiza, un destino turístico polifacético

Foto de paisaje suizo con bandera y montaña cubierta de nieve para unas hermosas vacaciones familiares

Al igual que los paisajes montañosos que ocupan gran parte de su territorio, Suiza se destaca ante los ojos del mundo como un territorio donde reina la paz y la tranquilidad. Con un dibujo un tanto cliché pero no descubierto de la realidad, la confederación sitúa en el centro la naturaleza de sus altiplanos y llanuras, mecida por ideales de postal cuyo sonido de campanas de vacas en sus verdes pastos resuena incansablemente en la mente. de cada uno. Esta tranquilidad suiza, por tanto, no es inocente en la posición del país en el segundo lugar del mundo en términos de esperanza de vida de sus habitantes. Un paraíso para los amantes del aire libre, Suiza también puede contar con el atractivo de sus grandes ciudades, ellas mismas apreciadas por la calidad de vida que ofrecen, lo que convierte a Zúrich o Ginebra en las ciudades más agradables para vivir. al mundo.

Te puede interesar:   Los Requisitos Necesarios para Vivir en el Reino Unido: Todo Lo Que Debes Saber

Visite Suiza: Ginebra, a orillas del lago de Ginebra

Foto panorámica de Ginebra a orillas del lago Lemán para unas fantásticas vacaciones familiares en Suiza



A pesar de sus innumerables activos, Suiza no aparece como un destino turístico emblemático para la mayoría del público francés. En cuestión, su reputación como destino caro, en contraste con los estándares baratos que hicieron del éxito de los movimientos de masas de verano en dirección a España, Portugal o incluso al Magreb y de los que naturalmente se enamoraron los veraneantes. acostumbrado, luego inexorablemente cansado. Un punto que muchas veces lleva a los visitantes a reducir su estancia a un simple descubrimiento de la curiosidad, por miedo a que se les derrita la cartera como fondue de queso o chocolate al sol. Este argumento financiero, si está justificado como también es el caso de muchas grandes ciudades europeas, no debería hacer olvidar todo lo que Suiza tiene para ofrecer a sus huéspedes. De hecho, el turismo en Suiza no debe compararse con lo que puede ofrecer un balneario popular, porque este país puede ser visitado y apreciado por su encanto muy especial.

Zurich y su casco antiguo, rebosante de cultura

Foto de Zurich en Suiza y su casco antiguo lleno de vida y cultura para unas vacaciones en familia

La red montañosa suiza formada por los Alpes, el Jura y la Meseta es bien conocida por los esquiadores y senderistas de todo el mundo, que vienen a disfrutar de la naturaleza virgen, en un territorio cuyos deportes de invierno lo han convertido en su reino. Fuera del período invernal, el paisaje se cubre con el verde tan típico del imaginario suizo, salpicado de estos tradicionales pueblos de montaña, en los que la tranquilidad es inigualable para un visitante en busca de serenidad.

Berna y su centro del patrimonio de la UNESCO, capital de la Confederación Suiza

Idea de vacaciones en familia con Foto de Berna, capital de la Confederación Suiza y cuyo centro es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO

Las grandes ciudades como Ginebra, Lausana o Zúrich, detrás de su imagen de alto nivel, están llenas de argumentos que el gran público suele pasar por alto. Con una historia moldeada a lo largo de los siglos, las metrópolis suizas están llenas de un patrimonio insospechado, que abunda en el corazón de su centro histórico o casco antiguo. Equipadas con activos que seguramente satisfarán a los visitantes curiosos, estas ciudades también están llenas de modernidad y vanguardia. Apasionado de la cultura, la música y las artes, el pueblo suizo hace que sea un honor conservar siempre un dinamismo urbano que tanto les es querido, llegando a frustrar una vez más la imagen de un país congelado como un reloj de batería. . Como país de la relojería, los relojes suizos nunca han necesitado una batería para funcionar y, por lo tanto, continúan trotando sin cesar.

Te puede interesar:   ¿Cuánto cuesta vivir en Austria? Una guía para conocer el costo de vida en este país europeo

Suiza, un destino familiar de excelencia

Foto de vacas en sus pastos de montaña típicos del paisaje vacacional suizo

A menudo confinada al turismo de lujo, Suiza es, sin embargo, un destino abierto a todos, con mucho más que ofrecer de lo que sugiere su imagen de isla dorada y centro financiero. Servicios de cinco estrellas a orillas del lago Lemán o acampar en un valle preservado, la Confederación Suiza seducirá a todos sus visitantes de una manera inesperada.