Rate this post

¿Qué hacer en México DF en dos días?

La Ciudad de México es el lugar perfecto para irse de vacaciones de tacos, mezcal y cultura local. Esta animada metrópolis (también conocida como el Distrito Federal) puede ser abrumadora para los recién llegados, pero después de explorar el centro histórico, los elegantes vecindarios de La Condesa y La Roma, y la ciudad natal de Frida Kahlo, Coyoacán, en el sur, estarás planeando tu próxima visita incluso antes de haber abordado el avión de regreso a casa.

Para ayudarte a aprovechar al máximo su viaje, hemos preparado una guía repleta de lo mejor que ofrece la Ciudad de México. Desde los restaurantes y bares más populares hasta el arte y la historia imperdibles, aquí le mostramos cómo pasar unas increíbles 48 horas en la Ciudad de México. Si solo tienes dos días para disfrutar de la capital azteca aquí te explicamos lo que puedes hacer.

Día 1: Mañana

10 a.m.:

El Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México no está lejos del centro de la ciudad en taxi o en una aplicación de uso compartido como Beat. Sin embargo, el tráfico puede ser un problema durante la semana, así que trate de aterrizar antes de las 7 a.m. o después de las 9 a.m. para evitar la hora pico de la mañana. Dirígete a tu alojamiento para registrarte (o al menos deja tu equipaje) antes de embarcarte en tu primer día de turismo.

La ciudad está llena de grandes opciones, incluyendo Airbnbs, hoteles boutique y marcas de lujo. Alójese en el Hotel Zócalo Central o en el Centro de México para tener una elegante base de operaciones en el centro de la ciudad (las vistas tampoco son malas). Un poco más lejos del bullicio, La Valise y Condesa DF son ofertas boutique muy populares en La Condesa. Los amantes del lujo deben reservar el St. Regis o el Four Seasons para una estancia sofisticada.

11 a.m.:

llenate de energía uno de los desayunos favoritos de la ciudad en Lalo!, el proyecto más casual del chef de Maximo Bistrot Eduardo García. Las mesas comunales y la comida innovadora reflejan su espíritu local, con un toque de humor irónico. Pida un zumo de naranja fresco y los chilaquiles para empezar el día con el pie derecho.

Si te gustan los chilaquiles, busca el famoso Rincón de Chilaquil (Esquina del Chilaquil) en la intersección de las calles Alfonso Reyes y Tamaulipas, donde Perla Flores Guzmán y su familia han servido sándwiches (conocidos como «tortas») rellenos de chilaquiles desde un pequeño carro durante más de 20 años. Se puede escoger entre salsa roja o verde, y agregar pollo o cerdo, junto con los acompañamientos habituales de crema, frijoles, cebolla y queso. Espera cola los viernes y fines de semana.

Aprovecha esta oportunidad para pasear por las hermosas calles de La Condesa o explorar los artísticos callejones de La Roma, visitando las boutiques, cafés y parques locales. La intersección del Parque México y la Avenida Michoacán es un buen lugar para empezar, pero no tengas miedo de perderte un poco.

Te puede interesar:   Los 5 lugares más bellos para visitar en Martinica

Día 1: Tarde

1 p.m.:

Ve hacia el oeste y explora el parque más enorme de la Ciudad de México, Chapultepec. Es el hogar de un montón de increíbles museos y lugares de interés, incluyendo el Castillo de Chapultepec, el Museo de Antropología, el Museo de Arte Contemporáneo Tamayo, el Museo de Arte Moderno y un zoológico. Las principales arterias del parque están llenas de puestos de comida y novedades, lo que le da un ambiente de carnaval los fines de semana y días festivos, pero hay mucho espacio para escapar de las multitudes si es necesario.

3 p.m.:

En México, el almuerzo es la comida más importante del día, sobre todo si se acompaña de una cerveza o un mezcal. Date el gusto de disfrutar de un festín de mariscos frescos en Contramar, donde la chef Gabriela Cámara sirve platos creativos y muy solicitados en un ambiente relajado. Después, da un paseo nocturno desde Roma Norte hasta el Paseo de la Reforma para maravillarse con el dorado Ángel de la Independencia y el Monumento a la Revolución.

Día 1: Noche

7 p.m.:

Disfruta de la puesta de sol desde el Bar Miralto en el piso 41 de la Torre Latinoamericana. La Torre Latino fue el primer rascacielos importante del mundo construido con éxito para soportar terremotos de alto nivel y sigue siendo uno de los puntos de referencia más distintivos de la ciudad. Hay docenas de bares en terrazas y azoteas en el centro histórico, pero éste tiene vistas inigualables.

8:30 p.m.:

Los comensales deben hacer una reservación para cenar en uno de los establecimientos más exclusivos de México durante su estancia. El restaurante que comenzó todo, Pujol, sigue siendo la atracción estrella de la ciudad con Enrique Olvera al frente. Desde que abrió sus puertas en el año 2000, Olvera continúa transformando la cocina mexicana utilizando una gastronomía molecular que hay que comer para creer.

Quintonil, dirigida por el protegido de Olvera, Jorge Vallejo, en el lujoso Polanco, también se está convirtiendo rápidamente en un clásico, destacando las verduras y hierbas locales en un elegante comedor. El mole es uno de los mejores del país. Pero si todavía está lleno después del almuerzo, siempre puede unirse a la multitud de lugareños tomando un par de alucinantes y deliciosos tacos al pastor de la institución El Huequito de la Ciudad de México.

11 p.m.:

la vida nocturna de la Ciudad de México es diversa, y abarca desde tabernas clandestinas hasta pulquerías locales. Comienza tu educación sobre el mezcal en Bósforo, antes de probar un cóctel de clase mundial en Licorería Limantour y de ver lo último en electrónica en el pequeño pero moderno Departamento. Si algo de bajo perfil es más su estilo, Pata Negra es un lugar popular con música en vivo en la planta alta la mayoría de las noches de la semana.

Día 2: Mañana

10 a.m.:

En su segundo día en el D.F., pasa un tiempo conociendo el lado histórico de la capital. Primero, únete a las grandes damas de la Ciudad de México para desayunar en El Cardenal, en el Centro Histórico. Aunque hay otros tres puestos de avanzada diseminados por toda la ciudad, el edificio histórico de la Calle Palma es el original y el mejor. Pide un chocolate caliente con pasteles o una tortilla más rellena al estilo español y disfrute del ambiente rodeado de murales históricos y vitrales.

Te puede interesar:   Las Ostras de las Montañas Rocosas, un plato delicioso

11 a.m.:

Las principales atracciones del centro histórico están salpicadas alrededor de la Plaza de la Constitución, comúnmente conocida como el Zócalo. Visita la Catedral Metropolitana, la catedral más grande y más antigua de América Latina, el Palacio Nacional, y luego aprende la historia prehispánica de la ciudad en el cercano museo Templo Mayor, que conserva las ruinas del templo principal de Tenochtitlán.

Ve si puede ver los ángulos diagonales del Centro, que comenzaron a hundirse debido al drenaje del lago que una vez rodeó a Tenochtitlán por los españoles en 1607 y que ha continuado con el uso excesivo de los acuíferos subterráneos en los tiempos modernos.

Día 2: Tarde

2 p.m.:

Toma un descanso para almorzar en el Balcón del Zócalo donde será tratado con el mejor panorama del Centro Histórico. La comida es mexicana contemporánea, reinterpretando platos como las tlayudas con un sutil giro. Puede que Azul Histórico no tenga las vistas, pero lo compensa con su ubicación dentro del impresionante interior del siglo XVII del hotel del Centro Histórico. El chef Ricardo Muñoz Zurita es un experto en historia de la comida mexicana, así que mantén la tradición y prueba la cochinita pibil con deliciosas tortillas recién hechas y un tequila.

3:30 p.m.:

Haz la peregrinación hacia el sur a la casa de Frida Kahlo, ahora un museo dedicado a su vida y trabajo. Muchas de las habitaciones se conservan tal como estaban cuando ella vivía allí con su esposo Diego Rivera, incluyendo piezas de su colección personal de moda. Salte la cola en La Casa Azul comprando un ticket (alrededor de 15 euros) por adelantado en línea, ya que los fines de semana están especialmente ocupados.

Día 2: Noche

5:30 p.m.:

Camina hacia el encantador centro de Coyoacán, pasando por el Parque Centenario y la iglesia local, y haz algunas compras de recuerdos en el tradicional Mercado de Coyoacán o en el Mercado de Artesanías de influencia hippie. Este histórico barrio, que alguna vez fue un pueblo prehispánico a orillas del lago de Texcoco, se mantuvo independiente de la Ciudad de México durante el período colonial hasta el siglo XIX, hasta que fue absorbido por el creciente Distrito Federal en 1857.

7 p.m.:

Las calles de Coyoacán están repletas de tentadores bocadillos, incluyendo churros, elotes y tacos, por supuesto. Acomódese para una comida más sustanciosa de delicias de todo México en Los Danzantes, con vista a la Fuente de los Coyotes, o únase a la fila en la cantina La Coyoacana para ver los mejores mariachis de la ciudad. Para un público más joven, toma una pizza y un vaso de vino en Séptimo o una cerveza artesanal en Centenario 107.

museo bellas artes mexico

9 p.m.:

El domingo por la noche, la Ciudad de México suele acostarse temprano. Sin embargo, el Ballet Folklórico es una experiencia ineludible, que muestra danzas culturales, trajes y música de todo el país en el magnífico teatro Art Decó de Bellas Artes. También puede ver el espectáculo el domingo por la mañana o el miércoles por la noche.

Si la lucha libre es más su estilo, puedes la entretenida Lucha Libre en el Arena México los martes (7:30 p.m.), viernes (8:30 p.m.) o domingo (5 p.m.). Las entradas varían desde un par de dólares hasta un par de dólares, dependiendo de lo cerca que quieras estar de la acción y se pueden comprar en la taquilla del día. No olvides entrar a Bellas Artes en algún momento de tu estancia para ver murales icónicos de Diego Rivera y otros artistas mexicanos.

Ciudad de México, qué hacer en la CDMX